Psicología clínica infantil

La psicología es una profesión dedicada al estudio de la conducta humana, así como de los distintos procesos mentales que forman parte de cada individuo. Cuando hablamos de la psicología clínica infantil, hacemos referencia a la rama de la psicología que se dedica al estudio de los distintos procesos cognitivos y conductuales presentes en un infante o niño, que tiene como objetivo la prevención de conductas disruptivas o inadecuadas, como podrían ser pensamientos de carácter negativo o desafiante por nombrar algunos.

La psicología clínica infantil también busca el restablecimiento o mantenimiento de pensamientos y conductas adecuadas y positivas para el infante; en este sentido, en el presente artículo se explicara brevemente algunos de los trastornos mentales más comunes en infantes presentes en la atención psicológica clínica infantil.

Si usted cree que su hijo puede presentar alguno de estos problemas comunes en la infancia, la ayuda de un buen psicólogo infantil puede ayudarle a salir de esta situación con éxito.

Trastorno del desarrollo intelectual

Este trastorno de aparición usualmente temprana, que puede evidenciarse en las primeras etapas del desarrollo del infante, se caracteriza por limitaciones de la capacidad mental del niño. También puede llevar asociado una cierta dificultad para adaptarse a los distintos ambientes sociales.

Este trastorno se presenta en distintas grados, que pueden ir desde leve a profundo. En función de la gravedad del problema, la ayuda psicológica prestada al niño será diferente, teniendo ésta como objetivo usualmente el mejoramiento de las habilidades sociales y de adaptación del infante, al igual que la estimulación de las capacidades cognitivas.

Trastorno del espectro autista

Este trastorno se caracteriza, entre otras cosas, por la dificultad para expresarse emocionalmente al igual que por problemas relacionados con la interacción social. De igual forma, en algunos casos pueden presentarse comportamientos repetitivos que parecieran no tener un fin último, o incluso problemas graves relacionados con el habla.

La intervención en este trastorno está basada en la gravedad del mismo, y al igual que en el caso anterior, el objetivo se encuentra en la estimulación conducida y adecuada del infante con el objetivo mejorar sus capacidades adaptativas y sociales.

Trastorno por déficit de atención / hiperactividad

Este trastorno esta caracterizado por una serie de conductas de inatención y/o hiperactividad de tal intensidad que interfieren con la cotidianidad del infante. Si bien este trastorno usualmente es tratado con medicación, dentro de la psicología clínica infantil el objetivo es tratar de reducir la conducta impulsiva, así como lograr progresar en las distintas áreas en las que este trastorno pueda estar afectando al infante.

Por último, la psicología clínica infantil además de encargarse de la atención, prevención y restablecimiento de las conductas y pensamientos adecuados en el infante, también tiene como objetivo la guía de los padres en lo referente a la atención y cuidado del niño. Sin duda alguna la psicología brinda la posibilidad de comprender el motivo del comportamiento. En el caso de los niños, la psicología claramente es una herramienta clave para todo padre que desea ayudar a su hijo.

Es importante recordar que la atención temprana y aun más la prevención son fundamentales para asegurar el desarrollo adecuado y sano de los más pequeños.

Psicología para adolescentes

La adolescencia es una etapa en donde se experimentan nuevas situaciones a las que un niño no está acostumbrado, y que pueden llegar a ser abrumadoras si no se saben llevar. Es por eso que la psicología para adolescentes es tan importante, puesto que puede ayudar a los jóvenes a tener una orientación en cuanto a todas esas nuevas experiencias que les tocara vivir.

La etapa de la adolescencia empieza alrededor de los 12 años y continúa hasta llegar a los 21 años de edad aproximadamente. En este periodo se van a ver cambios a nivel comportamental, psicológico, social, emocional y físico en el adolescente. Debido a lo complejo de estos cambios, es importante que exista una guía como puede serlo la psicología para adolescentes. Con un psicólogo especializado en estos temas, el adolescente podrá tratar diversos temas que le estén sucediendo en su vida, y que muchas veces no sabrá cómo manejar por sí solo.

La importancia de entender a los adolescentes

Al margen de contar con la ayuda de un profesional o no, la psicología para adolescentes es algo que todo padre debe tener en cuenta en el momento en que el niño o niña entra en esta etapa. La adolescencia puede ser uno de los mejores momentos de la vida si se sabe cómo afrontar las situaciones que se le presenten al adolescente, puesto que teniendo herramientas necesarias podrá ser capaz de vivir nuevas experiencias satisfactorias. Esto es así porque la persona en esta etapa comienza a ser independiente, pero sin tener tantas responsabilidades como tendría un adulto.

¿Qué problemas se pueden presentar en la adolescencia?

Aunque no tiene por qué aparecer ninguna patología, en algunos casos se pueden presentar ciertos problemas específicos de esta estapa para los cuales la psicología para adolescentes podría servir de mucho y ayudar significativamente a salir bien parados tanto a los padres como a los adolescentes, guiando a estos últimos para que puedan convertirse en adultos sanos y felices.

Durante la adolescencia se está en un estado de inestabilidad constante, por lo cual el tener a un terapeuta como aliado puede servir de mucho para hacer frente a diversos problemas que se pueden presentar. Entre los más comunes encontramos los siguientes:

  • Adicciones: Cuando los adolescentes empiezan a compartir su vida con diversos grupos y a hacer vida social, pueden estar propensos a querer probar cosas nuevas, como son las drogas. Aunque el trabajo principal en este tema es el de prevención, informando al adolescente de los efectos de las drogas en el organismo, siempre existe el riesgo de que un joven pruebe o incluso acabe desarrollando una adicción. Un terapeuta especializado en estos temas será una ayuda enorme para ayudar a un adolescente a superar una adicción de este tipo.
  • Presión social: Ésta juega un papel importante en la vida del adolescente, que se verá tentado a comportarse de determinada forma para encajar con sus pares. Incluso, puede llegar a hacer cosas que vayan en contra de su educación o de lo que realmente quiere sólo para ser aceptado. El aprendizaje de habilidades como la asertividad o la resiliencia puede hacer más fácil lidiar con este problema.
  • Manejo de las emociones: Es importante para el adolescente contar con herramientas que lo ayuden a enfrentarse a las diferentes emociones con las que se encontrará durante esta etapa, que serán muchas y mezcladas debido a los cambios hormonales que se producen en la adolescencia. En muchas ocasiones estas emociones cambiantes pueden saturar a la persona, y un terapeuta le será de mucha ayuda.
  • Depresión: Este trastorno es cada vez más frecuente en la adolescencia. En las personas más jóvenes puede aparecer asociado a otros problemas como los trastornos alimenticios o los de ansiedad. Estas situaciones pueden volverse muy delicadas, por lo que los adolescentes y sus padres necesitarán la ayuda de un buen terapeuta para resolverlas.

La importancia de la comunicación padres e hijos

La comunicación entre padres e hijos es fundamental para establecer un buen vínculo emocional en la familia.

Los expertos en psicología establecen que una buena comunicación en el hogar brinda seguridad y mayor confianza en los niños y adolescentes.

Entre los mejores consejos para que los padres puedan mantener una adecuada comunicación con sus hijos están los siguientes:

Tienes que contar con el tiempo necesario

Los padres de familia deben ser capaces de organizar bien su tiempo para poder mantener una comunicación eficiente y estable con sus hijos. No importa cómo de ocupado estés con tu trabajo o negocio, la comunicación con tus hijos es importante para la armonía del hogar.

Juega con tus hijos

Los juegos ayudan a que los niños mejoren su comunicación y a que cojan confianza contigo, por lo tanto, es fundamental que pases tiempo con tus hijos practicando un deporte, jugando con ellos, o realizando actividades recreativas al aire libre. Recuerda que además, los juegos infantiles son una de las actividades que más disfrutan los pequeños.

Empieza la comunicación a una edad temprana

La comunicación padres e hijos siempre se debe fundamentar en lazos de amor que se van fortaleciendo con el paso del tiempo. Es decir, que los niños con padres que mantienen una excelente comunicación con ellos desde que son pequeños, se convierten adolescentes más alegres, seguros de sí mismos y con mayor confianza en sus mayores.

Utiliza preguntas abiertas

Los pequeños necesitan tener comprensión y sentirse libres de contestar con toda naturalidad las preguntas realizadas por sus padres. Siempre que te comuniques con tus hijos, procura no juzgarles; debes darles espacio para que desarrollen sus propias respuestas, ser paciente, y mantener un carácter amable a cada momento.

Fomenta el bienestar de tus hijos

Los niños son la alegría del hogar, por lo tanto, es ideal que los padres siempre mantengan un ambiente alegre y armonioso con ellos. Aprovecha los momentos que pasas con ellos para fortalecer los lazos que os unen: cuando les bañas, cuando les das de comer, cuando juegas con ellos…

En resumen, una buena comunicación padres e hijos es fundamental para mejorar la relación que tienes con ellos. Si les escuchas atentamente sin juzgar, pasas tiempo con ellos, compartes sus intereses y te preocupas de que tengan una buena vida, verás cómo los lazos que os unen se hacen más fuertes cada día.

Qué es el bullying

Quizás todas las personas, en algún punto de sus vidas, han pasado por este tipo de problema o han sido testigos de él, pero en ese momento no se tenía muy claro qué era ese acoso que realizaban los compañeros de clases o los conocidos a otra persona, y mucho menos se sabía cómo reaccionar adecuadamente ante dicha situación.

Por eso es muy importante el saber exactamente qué es el bullying, para poder identificar cuando esto les pase a nuestros hijos, hermanos, sobrinos o cualquier otro conocido que pueda ser propenso a sufrir de este mal.

¿Qué es el bullying?

El bullying se trata de todo trato cruel que puede recibir un niño por parte de los demás hacia su persona, pudiendo tomar la forma de golpes, insultos, burlas y demás maneras que tienen los acosadores de hacer sentir inferior y, en muchas ocasiones, dañar significativamente a esa otra persona.

Cualquier niño puede ser víctima de bullying, y es que se trata de un acoso o maltrato, bien sea físico o psicológico, que puede estar recibiendo de parte de compañeros de clase, o estudiantes de otros cursos de la misma escuela a la que asiste; en general se trata de alumnos de grados más avanzados en la mayoría de los casos, ya que suelen ser los niños más mayores quienes buscan meterse con los débiles, o con los que ellos perciben como tal. Incluso, en algunas ocasiones puede ser un adulto el que esté haciendo bullying a un niño.

¿Cómo se manifiesta este acoso o bullying?

Cuando se habla de lo que es el bullying, se debe tener en cuenta que hay diversas formas en que este se da, como lo son los ataques bien sea físicos, emocionales y psicológicos, ya que los acosadores suelen recurrir a cualquiera de estas variedades, o combinar las agresiones.

En general el acoso suele iniciarse con burlas, más tarde con amenazas, y finalmente aparecen las agresiones físicas, en las que la víctima no sólo es dañada emocionalmente sino que también se pueden ocasionar serios daños físicos.

Los acosadores suelen, además, buscar alejar o aislar a la victima de los demás compañeros, para que se sienta aún más solo y sin apoyo, por lo que no podrá pedir ayuda. Debido a la presión social, las víctimas de bullying no suelen recurrir a los mayores para poder delatar a los acosadores.

¿Qué consecuencias puede causar el bullying en el individuo?

Una vez que ha sido sometido constantemente al acoso por parte de los demás, la víctima suele perder la confianza en sí misma, por lo que no cree que pueda hacer algo al respecto para salir de esa situación a la que se ve enfrentada en su día a día. En casos extremos, esta indefensión aprendida puede llegar a llevarles a atentar contra su propia vida.

Los demás suelen rechazarlos por verlos débiles y pasivos, y en la mayoría de los casos no intervienen, por temor a las represalias, por ignorancia, o simplemente porque prefieren mantenerse alejados de esta situación.

Cuando se intenta entender qué supone el bullying para una persona en su vida diaria, se puede notar que es una pérdida total de la calidad de vida, por lo que probablemente pueda ocasionar que la víctima no pueda cumplir con sus objetivos, con las tareas de la escuela, no pueda socializar bien con los demás compañeros e incluso se aisl en el hogar, reprimiendo sus emociones y teniendo consecuencias psicológicas importantes para el resto de su vida.

Ahora que ya sabes qué es el bullying, si detectas en algún niño de tu entorno síntomas de que pueda estar ocurriendo, lo mejor es contactar tanto con la escuela como con un buen centro de psicología infantil.